Las funciones del personal de Registro III

Como habréis observado, en ningún momento se menciona que los funcionarios de Registro tengan que interactuar con quien registra un escrito, salvo en el caso de que haya que cotejar la documentación complementaria. Es curioso que en los tres años que llevo como representante de estudiantes, en distintos niveles, la queja que siempre he recibido sobre el Registro es la cantidad de trabas y los desafortunados comentarios que realizan los funcionarios de los mismos.

Antes de nada, he de decir, en honor a la verdad, que hay casos y casos. En los Registros de la Universidad Rey Juan Carlos he dado con verdaderos profesionales que te reciben con una sonrisa, cumplen con sus funciones y te alegran el día, y con auténticos patanes que no saben hacer la O con un canuto que te hacen preguntarte cómo la Universidad no ha implosionado todavía.

En caso de encontraros con uno de estos seres que dedican su existencia a ser un cliché de funcionario que te manda de una ventanilla a otra y a decirte que esto no lo tienes que hacer así, sino de la otra manera, o que esto no va a servir para nada, os planteo diversas situaciones:

1. El funcionario se niega a registrar:

- No puedo registrarlo.

- Tiene usted el deber de registrarlo.

- Pero no puedo registrarlo porque el árbol genealógico de las familias de enchufados no recoge a esa persona, debe ser que no debe nada, y no se le puede enviar el escrito.

- Le insisto en que tiene el deber de registrarlo. Caso de que no se pudiera hacer llegar al destinatario por causa imputable a quien presenta el escrito, la Administración debe requerir la subsanación de los eventuales defectos de forma, e informar de que se disponen diez días para proceder a dicha subsanación. La Ley prohibe a la Administración rechazar de plano una solicitud por este motivo.

- Pues eso, te estoy requiriendo que subsanes.

- Usted no tiene competencia para requerir nada en absoluto, y de hecho se está extralimitando bastante en sus funciones, pues su trabajo se reduce a registrar lo que se presente, sin necesidad de mediar palabra, y muchísimo menos discutir a un administrado cómo debe presentar un escrito.

- Pues no te lo puedo registrar.

- De acuerdo, entonces le ruego me facilite su nombre y sus apellidos (como ya nos sabemos el artículo 35, le mencionamos el apartado b)), y me alcanza un modelo de instancia, por favor.

Cuando llegamos a este punto, lo que hay que hacer es rellenar una instancia dirigida a la Inspección de Servicios (art. 210 de los Estatutos) exponiendo la situación (El día x, en el registro auxiliar del campus de… me disponía a registrar un escrito, a lo cual la funcionaria del registro, que se ha identificado como Dª. Y, se ha negado en varias ocasiones a pesar de haber manifestado su obligación a tramitar dicho registro, y mi derecho a que, efectivamente, lo haga) y solicitando que quieres ejercer tu derecho a exigir las responsabilidades disciplinarias correspondientes.

Si esto ocurriera en distintas ocasiones, y no se diera solución al problema, entonces os cogéis un notario y cuando tengáis el acta en el que conste que se niegan a registrarlo, me llamáis al móvil y miramos, que va a estar gracioso. Eso sí, preparad la chequera, que ahí hay que pagar al notario, al abogado, al procurador y las tasas judiciales… Eso sí, el máster de Función Pública exprés en que matriculas al funcionario no tiene precio.

2. El funcionario está leyendo el papel de principio a fin

Este es un vicio bastante común en los Registros de la Universidad Rey Juan Carlos. Lo mejor que podéis hacer es, al presentar un escrito, decir a quién va y qué es. Ejemplo:

- Buenos días, vengo a presentar este escrito. Original y copia. Va dirigido al Consejo de Gobierno y es un Recurso potestativo de reposición contra el acuerdo de financiar la Fundación Clínica Universitaria con 30,000 euros de dinero público.

Con esa información, no deberían leer nada más, tienen todo lo que necesitan para tramitar el registro del documento sin necesidad de que hagan una radiografía transversal a lo que allí pone, que, de nuevo, es una extralimitación manifiesta de sus competencias.

Si aun así continuase leyendo, podéis ser prudentes y preguntar si necesita más información sobre el escrito. Esto ni siquiera suele ser necesario, pero si llega a serlo, por lo general no continuarán leyendo.

En caso de que por lo que sea ese día se haya levantado con un espíritu lector insaciable y le de por leer hasta la última coma, entonces procedimiento estándar: Le pides que deje de hacerlo, y si se niega, identificación y denuncia a la Inspección de Servicios.

3. El funcionario se empeña en corregirte toda la instancia

Caso 1 (fácil): Esto no debería ocurrir, ya que en primer lugar no hemos dejado que la lea. Pero en caso de que ocurra, hay que agradecer que intente informarnos, y decir que no es necesario, que somos conocedores del procedimiento y tenemos el convencimiento de que está todo correcto, y que en caso de no ser así, se nos tendrá que requerir la correspondiente subsanación, dándonos los diez días de rigor para efectuarla.

Caso 2 (moderado): Aquí es cuando el muy cachondo va y te dice que ya te está requiriendo él la subsanación, y procurando no reírte demasiado, le preguntas que al amparo de qué competencia lo hace, que no te consta que tenga por qué decir nada siquiera (esto está muy bien, por lo general la gente de los Registros suele ser gente maja y agradable, con la que hablas igual que hablas con cualquiera que esté trabajando y con quien tengas que interactuar, pero cuando te encuentras un especimen desagradable con quien no te apetece hablar, viene genial poder decirle que por Ley no tiene por qué abrir la boca, eso sí, con educación).

Caso 3 (difícil): Te dice que si no lo cambias no lo puede registrar. Pues nada, volvemos al final del punto 1 de esta entrada, pedimos que se identifique, denuncia a Inspección de Servicios, y manta y carretera.

Caso 4 (Godlike): Ayer te ocurrió lo mismo con el mismo papel, y hoy te vuelven a poner pegas con lo mismo. Pues nada, vas con un notario y que dé fe del comportamiento y las actuaciones del funcionario. Luego te vas a un registro de la Administración del Estado o de la Comunidad Autónoma y ahí no te van a poner problema. Con el acta del notario y las actuaciones anteriores (denuncias a Inspección de Servicios, por ejemplo), os acercáis al juzgado y lo denunciáis directamente, que lo del notario es una pasta y no te la vas a gastar para luego no hacer nada.

4. Te dicen que no hay dinero y que no te pueden dar un modelo de Instancia

Error. Deben dar un modelo de instancia, y además con papel autocopiable. Lo del modelo viene dictado por el art. 70.4 de la Ley de Procedimiento. Luego lo del papel autocopiable es más o menos opcional. Si va a ser una página les viene mejor darte el papel autocopiable si no llevas copia para que te sellen, ya que en caso contrario deben darte un resguardo con los datos del registro (es decir, todo lo expresado en el 38.3 párrafo 2º), y os aseguro que eso es más lío para ellos…

Si se niegan a daros la instancia, pues qué os voy a decir… Lo de siempre, solo que esta vez es más absurdo, porque le vas a pedir otro modelo de instancia para dar parte… y también se va a negar. Puedes hacerlo en repetidas ocasiones, hasta que te canses, llevar la cuenta, y luego coger un folio y ponerlo todo…

Lo dejo por el momento, si tenéis alguna situación más que queráis que aborde, dejad un comentario y preparo otra entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>